La Unión Europea ha propuesto un paquete de medidas con el objetivo de frenar el cambio climático; los llamados objetivos 20/20/20.
Se trata de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 20%, incrementando la proporción de energías renovables hasta el 20% y reduciendo el consumo energético un 20% gracias al aumento de la eficiencia energética. Todo ello para el año 2020.

 

Entre este paquete de medidas, destaca la DIRECTIVA 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética, traspuesta parcialmente al ordenamiento jurídico español por medio del Real Decreto 56/2016, de reciente publicación.

 

Pero, ¿cómo llevar a cabo estas acciones si actualmente la energía es una materia prima fundamental en nuestra sociedad?

 

Las industrias compiten en mercados muy globales, con unos costes energéticos que pueden suponer entre el 10 – 40% de los costes de producción. Cualquier empresa necesita de la energía diariamente, por ello es necesario perseguir la máxima eficiencia en la gestión de la energía.

 

Para ello es fundamental la implantación de un Sistema de Gestión de la Energía, partiendo de la realización de una Auditoría Energética.

 

Esta Auditoría, además de dar cumplimiento a la exigencia legal (realizar una auditoría energética cada 4 años) marcará la situación energética inicial de la empresa, sirviendo de base para la implementación del Sistema de Gestión de la Energía. Asimismo, el disponer de este Sistema de Gestión certificado, eximirá de la realización de futuras auditorías energéticas.

 

En definitiva, hoy en día es imprescindible que toda empresa lleve a cabo una correcta Gestión de la Energía. Para ello, la implantación y certificación de un Sistema de Gestión de la Energía basado en la norma UNE-EN 50.001:2011 es la solución perfecta, ya que proporciona múltiples beneficios:

 

  • Beneficios socio-económicos: Ahorro energético, y por tanto económico, con la consecuente mejora de la competitividad de la empresa.
  • Exención de la realización de auditorías energéticas cada 4 años (siempre que el Sistema esté certificado y se haya diseñado partiendo de una Auditoría energética).
  • Ventajas en el liderazgo e imagen empresarial.
  • Beneficio ambiental: reducción del consumo energético y por tanto, de las emisiones de CO2, causante del cambio climático.

 

Para saber más acerca de la Eficiencia Energética infórmate de nuestro curso “Implantación de la Norma ISO 50001“.